lunes, 11 de marzo de 2013

Un día.



Un día como ayer, o como mañana. Una mañana monótona. Una canción en mi cabeza. 
Mis ojos se clavan en el cielo. Y inevitablemente eres todo lo que ocupa mis pensamientos. 
Cada día esbozo una sonrisa con sólo imaginarte.
Cada día, eres mi despertar, mis cinco minutos antes de levantarme de la cama. 
Mis buenos días, y mis buenas noches. 
Cada día , desde que te puse un asiento junto a mí , no dejo de echarte de menos. 
Eres una lluvia en verano, te pilla sin paraguas,no puedes evitar empaparte en ella, pero es refrescante y extraordinaria.
Una mañana , como las demás, desde que te conocí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario