viernes, 17 de octubre de 2014

Puzzle



Creía que tenía todo controlado, al milímetro.
Iba colocando las piezas , poco a poco. A pesar de que algunas no encajaban, enseguida miraba de remediar ese desorden. Sabía que aunque no fuera perfecto, el puzzle iba tomando forma, y para mí, representaba todo. 
En él, se podían ver unas ramas, ramas retorcidas, llenas de musgo. La parte de arriba estaba sin terminar, observé que una de las ramas, no era una rama cualquiera.Era un tallo. Un tallo de una flor. A partir de ese momento todo empezó a encajar. Cada pieza que tomaba era el alma gemela de la siguiente. Todo era muy rápido y harmónico.
Me había acostumbrado a cansarme de que las piezas no me encajaram , había días que no me apetecía seguir con él.
Ahora estoy deseando saber, qué pieza es la siguiente .

No hay comentarios:

Publicar un comentario