sábado, 8 de diciembre de 2012

Una vez...



Una vez, creía que vivía, que tenía emociones, que soñaba con llegar a muchas metas.
Una vez, lloré, grité, reí y amé...
Pero ya no creo en nada.
Al fin y al cabo, la vida te da lo justo, o te quita demasiado.
Ya he dejado de mirar el cielo, ya he dejado de respirar con entusiasmo, de soñar con lo inalcanzable.
Quizás he puesto los pies en tierra, o quizás bajo de ella.
Noto como poco a poco, mi aliento va siendo de cada vez más lento, más pausado...estoy cansado.
Yo ya dejé de luchar hace mucho tiempo.
En aquellos tiempos atrás , en los que me dejaba engañar, en los que todo parecía un regalo cada día.
Pero acaba de caerse una máscara para mí, una máscara que me venía grande, que no me dejaba ver... y ahora ya se ha caido.
Y aquí esta todo, todo delante mía, y yo, indefenso, frágil, ante toda esta verdad. Toda de golpe. Sin avisar, sin querer yo verla.
Pero.. tan cruda y tan cruel, se va deshaciendo de mí,me está consumiendo.
Cómo puedo liberarme de algo que está tan dentro de mí?
Cómo?

He dejado de tener luz, en mi habitación negra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario